Encontrar un distribuidor

Museo de Ciencias Naturales de Berlín

Institución:Museo de Ciencias Naturales, Instituto Leibnitz de estudios sobre la evolución y la biodiversidad
Producto:XJ-A257 (serie Green Slim), XJ-UT310WN (serie Ultra Short Throw)

Los proyectores CASIO ponen al Tyrannosaurus rex en escena

Desde diciembre de 2015, "Tristan" es la gran atracción del Museo de Ciencias Naturales de Berlín. El equipo del museo ha desarrollado un sofisticado concepto multimedia para transmitir a los visitantes datos curiosos y resultados de investigación actuales sobre el esqueleto del Tyrannosaurus rex. Y para ello se utilizan once proyectores CASIO.

Tristan, con su brillo negro plateado, acecha entre las antiguas columnas del Museo de Ciencias Naturales de Berlín. El único esqueleto de Tyrannosaurus rex de Europa mide doce metros desde la nariz a la punta de la cola. Tristan abre sus imponentes fauces sobre la cabeza de los visitantes. Probablemente sus largos colmillos afilados fueron lo último que vio alguna criatura del periodo cretácico. A pesar de lo antiguo que es el depredador (hasta el punto de que un par de millones de años más o menos no importan) y de que lo único que queda de su enorme cuerpo son los huesos fosilizados, el Tyrannosaurus mantiene intacto su aspecto amenazante, así como la fascinación que provoca.

Tristan no deja a nadie indiferente. El poderoso Tyrannosaurus rex impresiona a todo aquel que pise la sala de exposición de 350 metros cuadrados. Los delgados paneles informativos de la sala solo saltan a la vista tras echar un segundo vistazo.

Incluso como fósil, el Tyrannosaurus rex sigue resultando amenazador.
Sus gruesos y puntiagudos dientes son la razón principal. Sin embargo, se cree que el saurio sufrió de fuertes dolores de dientes a lo largo de su vida. Se piensa esto debido a una especie de tumor en su mandíbula inferior.

Tristan atrajo a 500 000 visitantes más

Han pasado unos 65 millones de años desde que Tristan recorriera los antaño exuberantes paisajes fluviales del actual estado norteamericano de Montana. Desde diciembre de 2015, el Tyrannosaurus rex descubierto hace cinco años es la mayor atracción del Museo de Ciencias Naturales de Berlín. Solo en la primera mitad de 2016, 500.000 visitantes han contemplado a Tristan; el mismo número de visitantes que recibe el museo en todo un año. El equipo del museo ha trabajado casi un año para darle a esta extraordinaria pieza de exposición un marco adecuado. El concepto multimedia original de la exposición "Tristan" también tiene detrás mucha pasión y planificación.

¿Un Tyrannosaurus rex con dos cabezas? ¡No! La cabeza que hay colocada en el esqueleto es una réplica. El cráneo original se encuentra en una vitrina individual de la sala de exposición. El motivo no es únicamente que habría sido difícil fijar el cráneo de 180 kilogramos, sino también debe ser más accesible para los científicos.

En comparación con la cabeza de Tristan, el Green Slim XJ-A257 de CASIO que se encuentra en el techo parece diminuto. Con su delgado formato, el proyector es especialmente adecuado para la exposición. Otra ventaja es su duradera fuente de luz, con una media de 20 000 horas sin necesidad de cambiar la lámpara.

Animaciones que parecen flotar

La posición de los pedestales se ha elegido cuidadosamente: mientras se observan las animaciones, a través de los paneles se sigue pudiendo ver al dinosaurio. Probablemente casi nadie se fije en la fuente de las animaciones, pero cinco proyectores Green Slim XJ-A257 de CASIO cuelgan de lo alto de la sala de exposición y proyectan las películas mudas sobre los paneles de cristal opalino en un bucle infinito.

Quien intente encontrar los otros seis proyectores donados por CASIO (modelos XJ-UT310WN de la serie Ultra Short Throw) estará trabajando en vano. Están ocultos en el interior del rocoso pedestal de hormigón desde donde nos observa Tristan. Su cometido es dotar de vida a las vitrinas empotradas en el pedestal de roca. Se trata de un efecto sorpresa que los visitantes deben descubrir por sí mismos. A primera vista, las vitrinas parecen parcas en contenido. Por ejemplo, en una de las amplias cajas de cristal solo se ve la reproducción de un hueso hueco. Solo al descubrir y accionar el discreto sensor de la vitrina se revela para qué sirve la superficie vacía junto a las piezas de exposición: de repente se iluminan en las vitrinas y se leen unos textos explicativos, invisibles hasta ese momento. Además de los bloques de texto individuales, se iluminan unos puntos azules, y unos vídeos breves complementan los fragmentos marcados.

Original y animación: Gracias a los cristales de proyección casi transparentes, Tristan está siempre dentro del campo de visión de los visitantes, incluso cuando estos leen los detalles sobre el Tyrannosaurus rex en las pantallas informativas.

¿Qué desvelan los fosilizados huesos de Tristan aproximadamente 65 millones de años después de su muerte? Los visitantes podrán leer la respuesta a esta y a otras preguntas en las pantallas informativas animadas. La fuente de las fantasmales películas azuladas son cinco proyectores de la serie Green Slim de CASIO que se encuentran discretamente colgados del techo.

Las vitrinas sorprenden con vívidas animaciones

La posición de los pedestales se ha elegido cuidadosamente: mientras se observan las animaciones, a través de los paneles se sigue pudiendo ver al dinosaurio. Probablemente casi nadie se fije en la fuente de las animaciones, pero cinco proyectores Green Slim XJ-A257 de CASIO cuelgan de lo alto de la sala de exposición y proyectan las películas mudas sobre los paneles de cristal opalino en un bucle infinito. Quien intente encontrar los otros seis proyectores donados por CASIO (modelos XJ-UT310WN de la serie Ultra Short Throw) estará trabajando en vano. Están ocultos en el interior del rocoso pedestal de hormigón desde donde nos observa Tristan. Su cometido es dotar de vida a las vitrinas empotradas en el pedestal de roca. Se trata de un efecto sorpresa que los visitantes deben descubrir por sí mismos. A primera vista, las vitrinas parecen parcas en contenido. Por ejemplo, en una de las amplias cajas de cristal solo se ve la reproducción de un hueso hueco. Solo al descubrir y accionar el discreto sensor de la vitrina se revela para qué sirve la superficie vacía junto a las piezas de exposición: de repente se iluminan en las vitrinas y se leen unos textos explicativos, invisibles hasta ese momento. Además de los bloques de texto individuales, se iluminan unos puntos azules, y unos vídeos breves complementan los fragmentos marcados.

En esta vitrina solo hay un hueso expuesto, al menos a primera vista. Pulsando un botón, un sensor activa un proyector que se encuentra debajo de la vitrina y, a continuación, el espacio libre de la vitrina se llena de textos y películas explicativas.

En comparación con el aspecto agresivo del esqueleto, los cinco paneles informativos se integran con discreción y sutileza en la sala. En los laterales de los pedestales negros brillan diminutas luces, y los textos de las partes delanteras responden a las principales preguntas sobre Tristan. Pero lo que realmente llama la atención son los altos paneles de cristal opalino de los pedestales. Los dinosaurios se deslizan por la imagen de forma fantasmagórica; una ampliación del característico tumor maxilar de Tristan parece flotar en el aire; en otras animaciones, el visitante aprende qué es lo que interesa a los investigadores sobre Tristan.

Se utilizó la calidad de CASIO para el concepto de las vitrinas

Las vitrinas animadas con proyectores, así como los paneles informativos de cristal, son ideas desarrolladas en común por el equipo de la exposición, compuesto por doce miembros. Valentin Henning, ingeniero multimedia del Museo de Ciencias Naturales, ideó junto con sus compañeros los efectos que se crearían con un primer proyector CASIO y diferentes cristales. "Debía haber cierta ligereza, era importante para nosotros", cuenta Henning. "Los cristales de proyección eran apropiados porque, con ellos, los visitantes permanecen junto al objeto original y, al mismo tiempo, reciben más información".

Valentin Henning es ingeniero multimedia en el Museo de Ciencias Naturales de Berlín. Aunque, o más bien debido a que, el museo solo emplea elementos multimedia de forma discreta y orientada, los conocimientos de un experto en este tema son de gran valor para el equipo.

Las vitrinas también esconden mucho trabajo de experimentación. Henning explica que, incluso un día antes de la inauguración, colocó más láminas en las cajas de cristal para que los bloques de texto realmente solo fueran visibles cuando los visitantes accionaran los sensores. Que la exposición "Tristan" iba a utilizar proyectores CASIO estuvo claro desde el principio. "No queríamos que la fuente de luz se fuera encendiendo poco a poco, sino que iluminara con toda su intensidad desde el momento en que se conecta la corriente. Esto era un aspecto fundamental", afirma Henning. "También fue la elevada autonomía, de unas 20.000 horas sin cambio de lámpara, lo que nos convenció para pedir la colaboración de la empresa con la exposición". Para CASIO, la decisión no resultó nada difícil. Mario Fellhölter, coordinador de proyectos de CASIO, se mostró impresionado con la solicitud desde el primer momento. "Habían estudiado muy de cerca nuestros proyectores y después nos hicieron una consulta específica. También nos fascinó el proyecto en sí".

Los paneles informativos se actualizan fácilmente por WLAN

Henning ve poco probable que deba volver a subirse a la escalera para trabajar directamente en los proyectores antes del final de la exposición, que tendrá una duración mínima de tres años. Si la investigación sobre Tristan arroja nuevos hallazgos que deban aparecer en los paneles informativos, bastará con que el ingeniero multimedia se siente frente al ordenador. En caso necesario, puede acceder mediante WLAN a los once proyectores para, entre otras cosas, cargar vídeos actualizados en la memoria interna de los dispositivos (por ejemplo, si los científicos que participan en el proyecto descubren de qué murió Tristan).

La animación muestra imágenes de la tomografía computarizada de Tristan del hospital Charité de Berlín. Y eso es solo el comienzo de la investigación del esqueleto del Tyrannosaurus rex. Los visitantes también pueden informarse de los nuevos descubrimientos científicos: se planea realizar varias modificaciones de las animaciones durante el transcurso de la exposición. El ingeniero multimedia puede cargar cómodamente las nuevas películas en la memoria interna de los proyectores desde su escritorio.

Uwe Moldrzyk dirige la exposición de Tristan. Él y su equipo han trabajado durante casi un año en el concepto de la exposición. En ese año también se realizó un viaje a la zona de la excavación en el estado de Montana, en EE. UU.

Una transformación modelo

La gran aceptación entre los visitantes no es la única prueba de que el museo lo está haciendo bien con su discreto concepto multimedia. El sector de los museos también está impresionado por las pantallas informativas de cristal y las vitrinas animadas. "Ya hemos recibido varias consultas sobre los aspectos técnicos del proyecto", afirma satisfecho Moldrzyk, director de la exposición.

El museo no es el único que está entusiasmado con el creativo concepto multimedia; en CASIO también están fascinados. "La colaboración con la exposición "Tristan" nos ha mostrado posibilidades de uso completamente nuevas de nuestros proyectores", afirma entusiasmado Mario Fellhölter. "Al mismo tiempo, estamos muy orgullosos de que nuestros proyectores hayan contribuido a hacer realidad la idea del equipo de la exposición de forma tan impresionante".

Los productos

El museo se decidió por el uso de los proyectores CASIO en la exposición de Tristan ya desde el principio de la planificación. Se necesitaban fuentes de luz que tuvieran toda la potencia inmediatamente tras encenderse. Gracias al encendido/apagado directo, el XJ-A257 está listo para funcionar en tan solo cinco segundos y alcanza la luminosidad total con solo pulsar un botón. Un elevado factor de eficiencia con el que las actividades del museo se desarrollan a la perfección. El segundo punto a favor de los proyectores CASIO en la sala de exposición del Tyrannosaurus rex: una prolongada autonomía sin cambiar las lámparas.


DESCUBRIR EL XJ-A257 »


El modelo XJ-UT310WN de la serie Ultra Short Throw se ha integrado seis veces en la exposición. Los dispositivos se encuentran ocultos bajo el pedestal de hormigón del dinosaurio. Con una reproducción brillante de los colores, se encargan de realizar las animaciones de las vitrinas más cercanas: en cuanto se toca un sensor, aparecen textos, marcas y películas cortas en las vitrinas iluminadas desde abajo. Las vívidas imágenes claras de colores intensos aparecen rápidamente gracias a la fuente de luz especial de CASIO, lo que hace que estos proyectores sean ideales para el concepto de la exposición.


DESCUBRIR EL XJ-UT310WN »
Descargar el caso de estudio
 
Boletín
Boletín
Correo electrónico